Es esa porción de personas que han sido separadas, para ser reconocidas como ovejas de rebaño de Dios.